martes, 14 de mayo de 2013

OIT 2013- Mundo- Nuevas cifras sobre el trabajo infantil en el mundo: un llamado a la acción inmediata

13-5-13 Boletin Encuentros Ipec-OIT


“Aunque hubieron avances importantes, queda mucho por hacer para cumplir la meta de erradicar el trabajo infantil en nuestra región”, Jean Maninat, Director Regional de la OIT para América Latina y el Caribe

Panorama actual

En los primeros días del mes de mayo, poco antes de iniciarse la Conferencia Mundial sobre Trabajo Infantil en Holanda, la OIT lanzó el tercer Informe Mundial del Director General sobre Trabajo Infantil, documento que cada cuatro años presenta la situación del trabajo infantil en el mundo.
Este nuevo Informe muestra un panorama diferente al que mostraba el presentado en el año 2006. En esa oportunidad eran destacables los progresos a los que se había llegado, lo que permitió plantear una meta clara y concreta: eliminar las peores formas de trabajo infantil al 2016. Las cifras muestran que ahora, en el año 2010, el panorama es bastante mixto. El trabajo infantil continúa disminuyendo en algunas regiones, pero de manera moderada y en otras el problema se incrementó. Esto significa que se deben intensificar las acciones para lograr eliminar las peores formas de trabajo infantil al 2016.

Nuevas cifras mundiales
Las cifras muestran una reducción de 3 por ciento del trabajo infantil durante los cuatro años abarcados por las estimaciones. La mayor disminución la observamos en los niños y niñas entre 5 y 14 años; en este grupo el trabajo infantil descendió en un 10 por ciento. También hay menos niños en trabajos peligrosos, una variable a veces utilizada para referirse a las peores formas de trabajo infantil[1]. De hecho, cuanto más peligroso es el trabajo y más vulnerables son los niños, más rápida es la disminución, en particular entre las niñas. Estas son buenas noticias. Sin embargo, la batalla está lejos de terminar: 215 millones de niños siguen atrapados en trabajo infantil y un número alarmante de ellos -115 millones- está expuesto a trabajos peligrosos[2].
La magnitud del problema se ha incrementado en África Subsahariana, donde uno de cada cuatro niños entre 5 y 17 años trabaja, a diferencia de Asia y el Pacífico, donde uno de cada ocho niños realiza actividades laborales en el mismo grupo etario.
Alrededor de un 70% de los niños trabajadores se encuentran en el sector agricultura. Sólo uno de cada cinco niños recibe un salario y la gran mayoría está entre los que realizan trabajo familiar sin ninguna remuneración.
Por otro lado, en cuando a la edad el género, el Informe plantea que durante los últimos cuatro años el trabajo infantil ha aumentado entre los niños y disminuido entre las niñas. De hecho, la mayor parte de la disminución mundial se debe al menor número de niñas involucradas en trabajo infantil. Sin embargo, se ha dado un incremento alarmante del 20 por ciento en el grupo de entre 15 y17 años, que aumentó de 52 millones a 62 millones de niños[3].

América Latina: últimos datos
América Latina y el Caribe una de las regiones que registra una disminución del trabajo infantil. Sin embargo, aún hay 14 millones de niños, niñas y adolescentes entre 5 y 17 años en esta situación, la mayor parte de ellos realizando tareas peligrosas. Esta cifra representa el 10% del total de niños en ese rango de edad en la región, que son alrededor de 141 millones.
De esos 14 millones de niños, niñas y adolescentes, 9,4 millones realizan trabajos que son peligrosos y amenazan su integridad física y sicológica.
Además, de la cifra total, 4 millones son adolescentes entre 15 y 17 años que realizan trabajos peligrosos, y que por ese motivo están considerados dentro de la clasificación de trabajo infantil.  Los otros 10 millones son niños entre 5 y 14 años, los cuales estarían trabajando por debajo de la edad mínima de admisión al empleo.
El camino: Intensificar acciones contra el trabajo infantil
Estas nuevas cifras plantean un gran reto, no será posible eliminar las peores formas de trabajo infantil al 2016 si no se intensifican acciones, sobretodo en África y Asia Meridional, regiones más afectadas por el problema. Por otro lado, se requiere focalizar iniciativas hacia el sector agrícola y hacia las formas “ocultas” que lindan con el delito, como la explotación sexual infantil o el trabajo infantil doméstico.
Si bien es cierto que son muchos los actores involucrados en esta lucha, el Informe hace un llamado a los gobiernos a respetar sus compromisos e intensificar la acción contra el trabajo infantil.
Para la OIT los beneficios económicos de eliminar el trabajo infantil superan su costo global en una relación de 6,7 a 1. El gasto representaría una cifra muy inferior a los 10 billones de dólares (millones de millones) que fueron asignados -sólo en EE.UU. y el Reino Unido- para salvar a los bancos durante la actual crisis económica. Se trata de una cuestión de ambición y de voluntad política.

Hoja de Ruta para eliminar las peores formas de trabajo infantil al 2016
La Conferencia Mundial sobre Trabajo Infantil, que ha permitido revitalizar la campaña contra el trabajo infantil, dio como resultado la llamada Hoja de Ruta para eliminar las peores formas de trabajo infantil al 2016.  En resumen, este documento sugiere acciones concretas para cumplir el objetivo, entre las que se encuentran garantizar que todos los niños tengan acceso a la educación de calidad hasta por lo menos la edad mínima de admisión al empleo; Construir un piso social por medio de políticas y programas de protección social que puedan ayudar a las familias pobres a mantener a sus hijos en la escuela. Por ejemplo, a través de programas de transferencia monetaria y comedores escolares; combatir la pobreza garantizando que los adultos tengan oportunidades de trabajo decente;
El mayor peso de estas acciones propuestas recae en la responsabilidad de los gobiernos para ratificar e implementar los Convenios de la OIT sobre trabajo infantil. Sin embargo, empleadores, sindicatos y organizaciones de la sociedad civil también tienen un papel importante que desempeñar.
Está comprobado que si se toman las decisiones políticas correctas, y se realizan alianzas pertinentes, el trabajo infantil puede ser reducido.


[1] Trabajo peligroso es cualquier actividad u ocupación que, por su naturaleza o tipo, tiene o lleva a efectos dañinos para la seguridad, salud y desarrollo moral de los niños.
[2] El Informe Mundial ofrece un sumario de las nuevas estimaciones mundiales. Una publicación complementaria, Desarrollo Mundial del trabajo infantil: Medir las tendencias desde 2004 hasta 2008, presentará información técnica sobre metodologías y criterios utilizados para las estimaciones.
[3] Los niños en esta edad por lo general han alcanzado la edad mínima para el empleo, pero pueden ser clasificados como niños trabajadores si su trabajo se encuentra dentro de la categoría de peores formas de trabajo infantil.

http://white.oit.org.pe/ipec/alcencuentros/interior.php?notCodigo=1803

Informe del Director General 2010. Intensificar la lucha contra el trabajo infantil.-2010
Bajar INFORME COMPLETO pdf en
http://www.ilo.org/wcmsp5/groups/public/---ed_norm/---relconf/documents/meetingdocument/wcms_136697.pdf

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada